El arte no solo ayuda a desarrollar el lado derecho del cerebro, sino que también cultiva habilidades importantes que benefician el crecimiento del niño. Pero el arte va mucho más allá de las estadísticas tangibles medidas por los estudios: puede convertirse en un modo fundamental de autoexpresión desinhibida y asombro para un niño.

Los niños que están expuestos al arte y se involucran en la apreciación del arte no solo han demostrado tener un mejor desempeño académico, sino que también tienen los ojos abiertos a oportunidades que antes no se les habían mostrado.

Esto es especialmente valioso para los niños pequeños que recién están desarrollando sus habilidades lingüísticas. El arte puede darles otra forma de expresarse.

El arte permite a los niños hacer sus propias evaluaciones, al mismo tiempo que les enseña que un problema puede tener más de una respuesta. En lugar de seguir reglas o instrucciones específicas, el cerebro del niño se involucra en el descubrimiento de "cómo" y "por qué".

También ayuda a las habilidades motoras finas que le permiten al niño hacer cosas como pasar delicadamente la página de un libro o llenar una hoja de papel con palabras escritas. Esto ayuda a desarrollar las habilidades motoras finas de un niño y el control de los materiales.

En Escuela de Aprender a Ser contamos con clases que incitan el valor del arte en el niño, llámanos y conoce más de nuestra oferta académica.