El arte no solo ayuda a desarrollar el lado derecho del cerebro, sino que también cultiva habilidades importantes que benefician el crecimiento del niño. Pero el arte va mucho más allá de las estadísticas tangibles medidas por los estudios: puede convertirse en un modo fundamental de autoexpresión ...